© 2017 by Voz Profesional

AV. Estoril 450, Las condes. Clinica las Condes

Tel: 26108000

Terapia de Voz

¿Qué es la terapia vocal?

 

La mayoría de las alteraciones de la voz no requieren intervención quirúrgica. Ellas pueden ser tratadas exitosamente con terapia vocal realizada por un fonoaudiólogo, logopeda o foniatra que posea experiencia en el tratamiento de los problemas de la voz.

 

El propósito de la terapia de voz es rehabilitar la alteración vocal ayudando al paciente a lograr la mejor voz posible través de la mejoría de la función vocal, la eliminación de los síntomas vocales y/o eliminación de la patología especifica que ha sido diagnosticada por el médico otorrinolaringólogo. El fin último es que el paciente sea capaz de realizar sus necesidades comunicativas de la mejor forma posible. Estas necesidades comunicativas varían de paciente en paciente.

La terapia vocal realizada por el fonoaudiólogo consiste básicamente en la corrección de los patrones anormales de producción de la voz, a través de técnicas y ejercicios de rehabilitación vocal, entrenamiento vocal, ejercicios físicos, instrucción sobre hábitos vocales y educación acerca de los cuidados de la voz. Estos elementos son enseñados de acuerdo a la condición específica de cada paciente, la patología que posee, los patrones vocales alterados y el grado se severidad de la lesión o alteración vocal.

En este link podrá ver un video donde se muestra la terapia vocal fisiológicas con uso de ejercicios con tracto vocal semiocluido.

Algunos de los aspectos abordados en las sesiones de terapia de voz son:

 

  • Reducción de la tensión y esfuerzo muscular al producir voz

  • Cambios de la resistencia de los pliegues vocales

  • Aumento de la flexibilidad de la voz

  • Mejor control de parámetros tales como la intensidad vocal, tono de la voz y rango tonal.

  • Control de la resistencia laríngea, presión subglótica y flujo transglótico

  • Corrección del foco resonancial o colocación de la voz

  • Optimización del tono medio hablado como consecuencia de una correcta fisiología

  • Ejercicios fisiológicos destinados a re-balancear la función vocal de la laringe

  • Control respiratorio (integrado con la fonación) dirigido a las demandas vocales especificas

  • Control postural de acuerdo a las necesidades vocales

  • Masaje de musculatura perilaríngea

  • Maniobras de reposicionamiento laríngeo

  • Modificación de aspectos timbrísticos de la voz

  • Modificación de posturas del tracto vocal

  • Conocimiento de la fisiopatología del problema de voz

  • Aprendizaje de hábitos y normas de higiene vocal (cuidados de la voz)

¿De qué depende el éxito de la terapia vocal?

 

El éxito de la terapia vocal está determinado por varios factores. Entre ellos:

 

  • Diagnostico médico correcto

  • Adecuada evaluación funcional del uso de la voz

  • Experiencia, conocimiento y habilidades del fonoaudiólogo

  • Que el clínico se base no solo e su experiencia clínica sino que además en la mejor evidencia científica disponible.

  • Compromiso del paciente con el proceso de terapia vocal (cumplimiento y adherencia)

 
¿Cuánto tiempo dura la terapia de voz?

Cada sesión individual de terapia vocal dura usualmente entre 30 minutos. Lo más común es que estas sesiones se realicen una vez por semana. Sin embargo, en algunos casos particulares se recomienda dos sesiones semanales durante las primeras semanas de tratamiento. La duración del programa terapéutico completo depende de muchos factores individuales del paciente tales como severidad del problema, compromiso del paciente en la realización de los ejercicios, tipo de patología y objetivos personales de cada paciente. En algunos casos la terapia completa puede tener una duración de solo 2 o 3 sesiones, como también en otros casos se puede extender a 10 o 12. Muchas patologías requieren alrededor de 6 a 8 sesiones de tratamiento.

 

¿Cuál es el rol del paciente en la terapia de voz?

Una parte muy importante del proceso terapéutico es la realización de los ejercicios vocales en casa por parte del paciente. Varios de los ejercicios enseñados por el fonoaudiólogo serán dados como tarea para el hogar. El número de veces a realizar estos ejercicios y la duración de cada ejercitación dependerá de cada caso particular. Esto puede fluctuar en un rango de 6 a 8 veces al día por 5 a 10 minutos cada vez. Si esta ejercitación no se realiza según las indicaciones del clínico, es posible que el proceso terapéutico sea más largo o el éxito no sea completamente el esperado.

Por lo tanto, además de asistir a las sesiones de terapia con e fonoaudiólogo, es importante el compromiso del paciente en la realización de los ejercicios vocales diariamente.

Es importante que una vez finalizado el programa de terapia vocal, el paciente sea evaluado nuevamente por el médico otorrinolaringólogo para observar laringoscópicamente los resultados de la terapia. En algunas ocasiones también se recomienda una evaluación laringoscópica durante el transcurso de la terapia.

 

Orientaciones o tendencias en la terapia de voz

¿Cuáles son las orientaciones o tendencias en la terapia de voz?

 

Varias filosofías generales del manejo de los trastornos de la voz han surgido a lo largo de la historia de la rehabilitación vocal.

 

Las tendencias filosóficas que actualmente existen son 5:

 

  • Terapia vocal etiológica

  • Terapia vocal psicogénica

  • Terapia vocal sintomatológica

  • Terapia vocal fisiológica

  • Terapia vocal ecléctica

 

Cada una de estas tendencias utiliza ejercicios o técnicas diferentes. 

En la tendencia terapéutica etiológica se busca la eliminación de las causas de la alteración vocal. Esta tendencia plantea que siempre hay una o más causas que produjeron el problema de voz y si esta causa es eliminada de la disfonía, las probabilidades de recidiva son prácticamente inexistentes. Sin embargo las críticas que se hacen a esta tendencia terapéutica es que no siempre se puede eliminar o identificar la causa de una disfonía. Por otra parte, la relación causa-efecto no es necesariamente directa y única. Muchas disfonías presentan una causa que ya no está presente y sin embargo la voz continúa alterada por fijación funcional de los ajustes musculares inadecuados.

La tendencia terapéutica vocal psicogénica (iniciada por A. Aronson) plantea la identificación y eliminación de los problemas emocionales y psicosociales asociados al inicio o mantención del problema vocal. Esta tendencia enfatiza en que el entendimiento de la historia emocional de la disfonía puede propiciar elementos sobre el comportamiento emocional del sujeto. Se propone que si se elimina el componente emocional o psicológico, el problema vocal debería desaparecer. Sin embargo, se le critica que la comprensión de la dinámica emocional no asegura  una buena producción vocal, e incluso el paciente puede estar ansioso por los miedos de lograr una mejor producción vocal. Si bien es cierto que un gran número de alteraciones de la voz están ligadas en diferentes grados a problemas psicológicos o emocionales, no podemos sobre valorar estos factores y asumir que son la única o la principal causa de toda dificultad  vocal.

Por otra parte, la terapia vocal sintomatológica (propuesta inicialmente por D. Boone) tiene como objetivo la modificación directa de los síntomas, componentes y/o parámetros inapropiados  o alterados de la voz. La mayor parte de las disfonías tienen como causa el mal uso funcional de la frecuencia, intensidad, inicio vocal, respiración, tonicidad, resonancia, etc. Una de las ventajas de esta tendencia es que la modificación directa de los síntomas puede ofrecer “resultados” inmediatos (pero en muchas ocasiones aparentes). El paciente se siente motivado por estar trabajando directamente con su voz a través de la manipulación de los parámetros vocales. Sin embargo, las críticas a esta tendencia son que la causa puede continuar y la disfonía recidivar, aun habiendo trabajado y eliminado los síntomas (inicio vocal duro, colocación posterior, mala respiración, tono medio hablado agudo, etc.).  Por otro lado, la modificación de los síntomas exige gran participación del paciente.

La Terapia vocal fisiológica (Descrita por Colton y Casper), la más reciente de todas,  se centra en la modificación de la actividad fisiológica inadecuada del mecanismo vocal, no en lo que se escucha (síntomas). Esta tendencia terapéutica está basada en el conocimiento de la fisiología vocal evaluada en forma objetiva (acústica, aerodinámica y estroboscópicamente). Esta tendencia plantea el mejoramiento de la interacción entre la mecánica respiratoria, fuerza muscular laríngea, control de la resistencia y modificaciones supraglóticas, es decir, un balance de los tres subsistemas involucrados en la producción de la voz en forma paralela y se opone al trabajo individual de los síntomas y parámetros vocales utilizado en  la tendencia terapéutica sintomatológica. Se critica es esta tendencia que no considera la causa ni los factores psicológicos que pudieran estar involucrados en el trastorno vocal.

Y finalmente, la terapia vocal ecléctica recomienda la combinación de todas las tendencias anteriores para producir el cambio vocal. La mayor ventaja de esta filosofía terapéutica es el mayor número de recursos para el tratamiento de las disfonías. Sin embargo, puede producir desorientación en terapeutas poco experimentados. Por otra parte, el paciente puede ser “bombardeado” con un excesivo número de técnicas y formas de intentos sin lograr un resultado eficiente o lográndolo después de un número excesivo e innecesario  de sesiones de tratamiento vocal. 

En este link podrá ver un video donde se muestra la terapia vocal fisiológicas con uso de ejercicios con tracto vocal semiocluido.

Para obtener mayor información sobre este tema se recomienda leer el artículo “Orientaciones o tendencia en la terapia de la voz”.